Nuevo y mejorado

Depresión y ansiedad

En las personas con insuficiencia cardíaca, la depresión y la ansiedad son enfermedades frecuentes. Hasta una de cada cinco personas con insuficiencia cardíaca tiene síntomas de depresión de leves a moderados y un grupo más pequeño tiene síntomas depresivos más graves. La depresión es más frecuente en aquellos con síntomas de insuficiencia cardíaca más graves y limitaciones físicas. La superposición de los síntomas de la depresión y los de la insuficiencia cardíaca a menudo dificulta el diagnóstico de la depresión, lo que a veces puede retrasar su diagnóstico. La depresión puede provocar varios síntomas importantes como baja autoestima, sentimientos de desesperanza, impotencia, dificultades de concentración, ansiedad, irritación, fatiga y dolencias físicas.

Tener depresión puede hacer que sea más difícil seguir el tratamiento médico recomendado y el cuidado de uno mismo. La ansiedad y la depresión también pueden disminuir la calidad de vida y provocar fatiga y deterioro del estado funcional. Actualmente, no existe ningún medicamento o psicoterapia específicos que se consideren eficaces para los pacientes con insuficiencia cardíaca. La mayoría de los medicamentos antidepresivos, como los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), parecen ser seguros en personas con insuficiencia cardíaca. Sin embargo, se ha demostrado que la terapia cognitivo-conductual, que es una intervención psicosocial que tiene como objetivo mejorar la salud mental y ayudar en el desarrollo de estrategias de respuesta personal, mejora los resultados en los pacientes con insuficiencia cardíaca.

Ser diagnosticado con insuficiencia cardíaca a menudo significa que se requieren cambios sustanciales en la vida y las actividades diarias. La adaptación a esos cambios puede ser difícil y, a veces, puede provocar ansiedad, estrés y depresión. A continuación le mostramos ejemplos de algunas situaciones diferentes que pueden causar reacciones emocionales cuando tiene insuficiencia cardíaca:

  • Preocupación por que suceda algo grave de forma repentina
  • Sensación de no tener control sobre cómo se desarrollará la enfermedad cardíaca
  • Sentirse estresado y tener dificultades para relajarse
  • Sentirse triste por tener una afección cardíaca y tener la capacidad física limitada

Todas estas emociones son naturales y no es el único que las siente. Algunos pacientes sienten resistencia y se enfadan por tener estos sentimientos complicados, y esto puede provocar que se hagan aún más fuertes. Aceptar las emociones en lugar de tratar de suprimirlas puede ser difícil, pero es un primer paso necesario para ayudarle a controlar sus emociones.

Ansiedad

La ansiedad es una afección que a menudo se pasa por alto en las personas con insuficiencia cardíaca. La ansiedad es una especie de miedo que nos hace conscientes de los peligros y nos prepara para buscar protección. A esto se le llama reacción de «lucha o huida». No se controla por propia voluntad. En situaciones en las que el miedo tiene una causa clara, por ejemplo, el miedo a las alturas, es fácil evitar lo que provoca el miedo. Cuando no hay nada fácil de identificar que pueda eliminarse o evitarse, como tener un diagnóstico de insuficiencia cardíaca crónica, afrontar estos sentimientos se vuelve más difícil.

Los síntomas frecuentes de la ansiedad son dificultad para respirar, sensación de mareo, náuseas, malestar estomacal, un nudo en el estómago o un peso sobre el pecho. Puede sentir que su corazón late más rápido de lo habitual, así como sudoración, una sensación de frío en su interior, sequedad en la boca, la necesidad de orinar o una sensación de hormigueo o entumecimiento en manos o pies.

Puede ver que algunos de los signos de depresión y ansiedad, como fatiga y dificultad para respirar, son muy similares a los síntomas de la insuficiencia cardíaca. Una forma de distinguir los síntomas de depresión, ansiedad e insuficiencia cardíaca es prestar atención a si los síntomas se producen cuando se hace un esfuerzo. Los síntomas de la insuficiencia cardíaca generalmente empeoran con el esfuerzo físico y disminuyen en reposo, mientras que los síntomas de la depresión y la ansiedad pueden ocurrir independientemente de si se mueve o no y en realidad pueden mejorar después del esfuerzo físico. Es importante que hable sobre los síntomas de la angustia mental con los profesionales médicos o de enfermería encargados de tratar su insuficiencia cardíaca.

Volver a Otras enfermedades frecuentes e insuficiencia cardíaca

UN VIAJE ANIMADO A TRAVÉS DE LA INSUFICIENCIA CARDIACA

Una serie de animaciones simples y cautivadoras que explican la Insuficiencia Cardiaca y su tratamiento

Estas narraciones animadas explican como trabaja un corazón sano, qué le sucede en insuficiencia cardiaca y cómo los distintos tratamientos para mejorar su salud

HERRAMIENTAS ÚTILES

Haga clic para imprimir estas herramientas que le ayudarán a controlar su insuficiencia cardíaca

VIDEOS PARA PACIENTES Y CUIDADORES

En esta sección podrá ver, escuchar o leer entrevistas a otras personas con insuficiencia cardiaca y a sus cuidadores

VISITA NUESTRA PÁGINA DE FACEBOOK

... y comparte tus propios puntos de vista y experiencias con otros pacientes, familias y cuidadores.

Desplazar hacia arriba