Algunos tipos de tratamientos usados en pacientes con cáncer pueden causar insuficiencia cardíaca, como algunos tipos de quimioterapia, radioterapia torácica y algunas de las nuevas terapias dirigidas contra el cáncer, también conocidas como terapias biológicas.

Dichos tratamientos contra el cáncer pueden causar problemas cardíacos que pueden ser temporales (corto plazo) o permanentes (largo plazo). Los problemas se pueden presentar durante o poco después del tratamiento contra el cáncer o pueden desarrollarse muchos años después. El riesgo de cardiopatías depende del tipo y la duración del tratamiento del cáncer.

El riesgo de desarrollar una insuficiencia cardíaca puede ser elevado si:

  • ya tiene problemas del corazón antes de empezar el tratamiento contra el cáncer
  • tiene otros factores de riesgo que puedan contribuir al desarrollo de problemas del corazón, p. ej. tabaquismo, diabetes, hipertensión, edad avanzada
  • necesita varios tratamientos de cáncer que afectan al corazón
  • ha recibido previamente un tratamiento contra el cáncer que ha afectado a su corazón y ahora necesita someterse una vez más al tratamiento
  • usted era un/a niño/a en el momento de recibir el tratamiento contra el cáncer

Si tiene insuficiencia cardíaca y ahora necesita someterse a un tratamiento contra el cáncer, debe hablar con su oncólogo y cardiólogo para pedirles consejo. Los médicos y las enfermeras saben que los tratamientos contra el cáncer pueden provocar los signos y síntomas de una insuficiencia cardíaca, incluso en pacientes sin historial de insuficiencia cardíaca.

Un estudio efectivo, como ecocardiogramas y análisis de sangre, puede servir para evaluar su función cardíaca y detectar signos de insuficiencia cardíaca en una fase temprana. Los efectos secundarios de todos los tratamientos contra el cáncer necesarios generalmente no suelen perdurar en el tiempo y ocurren durante o poco después del tratamiento. Si observa algún síntoma, como disnea o retención de líquidos, debe informar a su médico o enfermera lo antes posible. Vea Signos de alarma.

Para más información consulte el folleto informativo «Salud cardiovascular y tratamiento del cáncer» de Macmillan.