¿Por qué se hace?

Es posible que su insuficiencia cardíaca sea debida a un problema valvular. Las válvulas cardíacas dirigen el flujo sanguíneo de forma unidireccional. Las válvulas pueden estrecharse, presentar fugas o ambas cosas. Cuando no funcionan adecuadamente, puede originarse insuficiencia cardíaca. Este problema puede arreglarse con cirugía, pero solo cuando los efectos beneficiosos previstos superan los riesgos.

¿En qué consiste?

Durante la operación estará conectado a una máquina de circulación extracorpórea que suministra sangre al cerebro y al organismo, mientras se extrae y sustituye la válvula defectuosa.

Su médico le dirá qué tipo de válvula es idónea para usted:

  • Una válvula (artificial) mecánica (de plástico, metal o carbono)
  • Una válvula de tejido humano o animal (habitualmente de cerdo)

En algunos casos, la válvula se puede reparar sin necesidad de sustituir la válvula o sustituir sin la necesidad de una cirugía a corazón abierto. Este tipo de intervención, como la valvuloplastia mitral o el implante valvular aórtico transcatéter (TAVI), se realiza desde la ingle con anestesia local.

Después de la intervención quirúrgica puede que tenga que tomar medicamentos (anticoagulantes) para evitar la formación de coágulos sanguíneos en su nueva válvula cardíaca. Normalmente, esto no es necesario con las válvulas biológicas.

Si requiere más tarde otro tipo de intervención quirúrgica, habitualmente recibirá un antibiótico para prevenir la infección de la válvula.

Preguntas para su médico:

  • ¿Cuáles son los riesgos de esta intervención quirúrgica?
  • ¿Cuánto tiempo permaneceré en el hospital?
  • ¿Cuánto tiempo tardaré en recuperarme?
  • ¿Qué grado de actividad física se me permitirá después de la intervención quirúrgica?
  • ¿Qué medicamentos tendré que tomar después de la intervención quirúrgica?

Volver a Cirugía