Copyright propiedad de DIPEx (www.healthtalkonline.org)

En realidad tardé mucho tiempo en superarlo. Creo que emocionalmente estuve aturdida durante seis meses por este revés y en los tres o cuatro meses posteriores realmente hice cosas, me di de baja del trabajo, pero hice labores domésticas, iba a la compra, como siempre. Pero sin duda había perdido la alegría de vivir, que no pudimos encontrar ni siquiera debajo del sofá, aunque buscamos. Mi motivación estaba realmente por los suelos y me preguntaba si podía seguir así. Me sentaba, comía, perdía el tiempo, engordaba y me sentía en general desdichada. Por suerte, después de Navidad encontré de nuevo la alegría de vivir en algún lugar. Recuperé la motivación y creo que realmente me sentía bien de nuevo. En realidad, me siento mejor de lo que me he sentido en los tres últimos años, lo cual es muy interesante.