Los análisis de sangre son útiles para detectar la insuficiencia cardíaca e investigar posibles causas o desencadenantes.

Niveles altos de BNP en sangre se han relacionado con insuficiencia cardiaca y esta prueba es útil tanto para el diagnóstico como para la toma de decisiones de tratamiento clínico. Recientemente, la medida del BNP y N-terminal BNP se ha convertido en una prueba rutinaria para evaluar y diagnosticar la gravedad de la insuficiencia cardíaca y la prueba es de fácil acceso. Un valor de BNP normal en un paciente que no ha sido tratado por insuficiencia cardíaca indica que sus síntomas podrían tener otras causas más probables.

Un médico, enfermero o flebotomista (profesional sanitario especializado en la obtención de muestras de sangre) le extraerá una muestra de sangre. Con estos análisis se buscarán indicios de anemia, diabetes, problemas en el hígado o los riñones, la función tiroidea y los niveles de péptidos natriuréticos (BNP).

Enfermedades como la anemia, la diabetes, una función renal reducida y el funcionamiento anormal de la tiroides son trastornos que pueden originar o complicar la insuficiencia cardíaca.

Volver a Pruebas habituales para diagnosticar la insuficiencia cardíaca