Es muy frecuente que las personas con insuficiencia cardíaca se sientan deprimidas, intranquilas o ansiosas.

La insuficiencia cardíaca es una enfermedad grave y los síntomas pueden provocar agotamiento y exasperación. La disnea puede producir constricción, además de intranquilidad y ansiedad. Los síntomas pueden impedir que participe en actividades sociales habituales, con la consiguiente limitación de su red social. También es posible que tenga que depender de la ayuda de familiares y amigos, lo que puede hacerle sentirse una carga para ellos.

Es importante adoptar una actitud positiva y hablar de sus preocupaciones con su médico o enfermera. Tómese los medicamentos que le haya recetado su médico, puesto que éstos le aliviarán los síntomas y se sentirá más cómodo. Aunque la insuficiencia cardíaca no suele tener cura, es mucho lo que usted y su médico pueden hacer para mejorar su calidad de vida. Haga clic aquí para informarse más sobre la manera de afrontar sus emociones.

Volver a Síntomas