¿Qué hacen?

La ivabradina, un inhibidor del nódulo sinusal, reduce la frecuencia cardíaca con un novedoso mecanismo y reduce la frecuencia de los impulsos del nódulo sinusal, que es la parte de la aurícula derecha del corazón que controla la frecuencia cardíaca. Este agente se tolera bien y es efectivo.

Los estudios clínicos han demostrado que el tratamiento de ivabradina en pacientes con insuficiencia cardíaca sintomática crónica, que ya están recibiendo un tratamiento médico estándar óptimo que incluya betabloqueantes, reduce la frecuencia cardíaca y disminuye significativamente la mortalidad cardiovascular o el número de ingresos hospitalarios por insuficiencia cardíaca. Se recomienda este fármaco a pacientes que tengan una frecuencia cardíaca de ≥ 70 latidos/minuto* además de la dosis máxima tolerada de betabloqueantes (*en Europa la Agencia Europea de Medicamentos establece ≥ 75).

Efectos secundarios

La ivabradina se tolera extremadamente bien y tiene muy pocos efectos secundarios. Es posible que los pacientes observen trastornos visuales sin mayor importancia que se presentan como luces brillantes transitorias (fenómeno luminoso). Es importante que los pacientes estén informados acerca de este efecto secundario frecuente, que no es grave y rara vez requiere la interrupción del medicamento. El agente en ocasiones también puede reducir considerablemente la frecuencia cardíaca, en cuyo caso habría que reducir la dosis o interrumpir el tratamiento con este fármaco.

También conocido como:

  • Ivabradina
    (Procoralan®, Coraxan®, Coralan®, Corlentor®)

Volver a Medicamentos para la insuficiencia cardíaca