Al seguir una dieta bien equilibrada, según las recomendaciones del médico, la enfermera o un especialista en dietética, su pareja o familiar se sentirá mejor, controlará los síntomas de la insuficiencia cardíaca y posiblemente tendrá más energía. Anime a su pareja o familiar a comer sano, evitar un consumo excesivo de sal y mantener un peso saludable. También debe evitarse un consumo excesivo de líquido. En circunstancias especiales, como en periodos de mucho calor y con un alto porcentaje de humedad o episodios de vómitos o diarreas, es posible que su pareja o familiar necesite aumentar su consumo de líquidos.

La restricción de líquidos generalmente no es necesaria, pero algunos pacientes con insuficiencia cardíaca y congestión graves deben restringir su consumo de 1,5 a 2 litros al día.

Haga clic aquí para saber más sobre un régimen de alimentación saludable.

Volver a Cosas sencillas que puede hacer para ayudar