El hecho de tener una pareja o familiar diagnosticado de insuficiencia cardíaca puede alterar su vida y la de su ser querido. Es posible que los médicos pidan a su pareja o familiar que modifique sus hábitos de vida:

  • sometiéndose a exploraciones y tratamientos y tomando muchos medicamentos diferentes
  • prestando más atención a su cuerpo
  • dejando de fumar
  • modificando su régimen de alimentación
  • adaptando sus actividades como hacer ejercicio con regularidad o descansar más, intentando reducir el estrés.

Estos cambios pueden ser difíciles y abrumadores, porque a menudo exigen romper con hábitos arraigados y pensar en muchas cosas diferentes a la vez. Sin embargo, resulta más fácil con la ayuda y el apoyo de la familia y los amigos. Como cuidador, desempeñará una función esencial en esta tarea y es probable que tenga más éxito si sigue el nuevo plan de tratamiento y de hábitos de vida. Sin embargo, también es posible que tenga que modificar sus hábitos de vida. Al ayudar a su pareja o familiar, puede que tenga menos tiempo para realizar sus actividades habituales, como trabajar, relacionarse con sus hijos o nietos y socializar con otras personas.

Volver a Conocer su función