Me llamo Berth Dereither, tengo 18 años y vivo en Holanda. Tengo insuficiencia cardíaca y ahora vivo con un dispositivo de asistencia ventricular para el ventrículo izquierdo (LVAD).

Hace 3 años me sentía muy cansado y me dolía mucho el estómago. Fui al hospital de mi pueblo. No sabían qué me pasaba y pensaron que no era nada. Estuve ingresado unos días. Después de unos días, mis dedos se volvieron negros. Entonces me trasladaron rápidamente a un hospital más grande. Hicieron todo lo posible por saber qué tenía. Sabían que tenía algún problema del corazón, así que me trasladaron a otro hospital. Cuando me desperté no recordaba nada. Lo recuerdo todo como muy borroso en ese primer momento. Más tarde me dijeron que tuve… que tenía una insuficiencia cardíaca y que me tuvieron que operar del corazón y ahora tengo un LVAD. 

Ese dispositivo apoya mi corazón. Bombea la sangre por mi cuerpo, no tenía ni idea de que fuera algo tan grave. Después del implante, tuve que informarme mucho sobre el LVAD, sobre cómo funciona. Simplemente tengo que cambiar las pilas y saber cuáles son las señales de alarma. Si tengo que cambiar las pilas es solo «clic, clic» y listo. Las pilas duran todo el día y siempre llevo unas de recambio conmigo vaya donde vaya. Mi vida ha mejorado mucho y hay muy pocas cosas que no pueda hacer ahora mismo.

Puedo hacer muchas cosas, como salir a dar un paseo con mi perro. Me encanta la fotografía. Voy al instituto. Me encanta salir con mi novia y quedar con mis amigos.

Cuando vuelvo de mis revisiones médicas, en realidad es muy rápido. Tienen que comprobar mi presión arterial y mi dispositivo, ese tipo de cosas, y cuando estoy listo vuelvo a casa en tren.

En el futuro necesitaré el corazón de un donante, aunque también tengo esperanzas de que la tecnología avance lo suficiente como para que el LVAD sea totalmente implantable y permanente.

Si no tuviera un LVAD, tendría que esperar en el hospital por mucho tiempo. Es posible incluso que no hubiera salido adelante y hoy estuviera muerto.

Así que el LVAD es un dispositivo fantástico. Si tienes la posibilidad de tener uno y lo necesitas, entonces te lo recomiendo sin dudarlo.