¿Qué hace?

Algunos pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada no son candidatos apropiados para un trasplante de corazón. Además, no siempre se dispone de un corazón de un donante y algunos pacientes pueden llegar a esperar durante muchos años antes de encontrar un corazón de un donante idóneo. La asistencia circulatoria mecánica, o ACM, es un método que permite mejorar la circulación de la sangre en el organismo con una bomba cardíaca denominada dispositivo de asistencia ventricular (VAD, por sus siglas en inglés). Los VAD ayudarán al corazón lesionado a bombear sangre en el organismo. No sustituyen al corazón, que sigue funcionando.

Los VAD asistirán la función normal del corazón, prolongarán la vida y mejorarán la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada. Un VAD puede usarse como asistencia a corto plazo de forma provisional hasta obtener un trasplante, lo que significa que puede ayudar al paciente a sobrevivir hasta que disponga de un corazón de un donante, o puede usarse como terapia de destino, ofreciendo asistencia a largo plazo en pacientes que no son candidatos apropiados para un trasplante de corazón.

Los VAD se usan con 3 fines principales:

  • Mantener al paciente vivo hasta encontrar un corazón de un donante para un trasplante. En este caso, el VAD se usa al trasplante.
  • Dejar «descansar» el corazón para que pueda recuperar algunas de sus funciones normales. En los pacientes que recuperan ciertas funciones del corazón, el dispositivo puede extraerse y es posible que ya no sea necesario el trasplante. En este caso, el VAD se usa a la recuperación.   
  • Asistir la circulación durante un periodo determinado de años. Esta generalmente es la opción para algunos pacientes que están demasiado enfermos como para someterse a un trasplante de corazón. En este caso, el VAD se usa como terapia de destino.

El uso de los VAD ha sido aprobado en Europa desde hace más de una década. El tratamiento con VAD ha mejorado la supervivencia y la calidad de vida de los pacientes con insuficiencia cardíaca avanzada. Los nuevos dispositivos son más pequeños, más silenciosos y duran más tiempo. Algunos pacientes han sobrevivido durante varios años con un VAD mientras esperaban un corazón de un donante.  

Casi todos los VAD están compuestos de tres partes:

  • Una bomba que se implanta en el cuerpo (VAD implantable) o se coloca fuera del cuerpo (VAD externo o paracorporal).
  • Un sistema de control que permanece fuera del cuerpo y se usa para programar los ajustes del VAD.
  • Una fuente de energía externa para alimentar la bomba, como una consola o una batería.

Un VAD es una opción de tratamiento para ciertos pacientes con insuficiencia cardíaca en fase terminal. Su médico determinará si el VAD es un tratamiento apropiado para usted.

¿Dónde y cómo se coloca?

La implantación del VAD requiere una intervención quirúrgica con anestesia general. El cirujano cardíaco conectará el dispositivo en la punta del ventrículo izquierdo e implementará una cánula en la aorta para extraer la sangre del ventrículo y reinyectarla en la circulación general (VAD izquierdo) o la arteria pulmonar (VAD derecho), aumentando así el flujo sanguíneo en el organismo y mejorando la perfusión de los órganos.

Después de la intervención

A menudo es necesario pasar unos días en la unidad de cuidados postoperatorios, seguidos de unos días en una planta convencional para entender bien cómo usar el dispositivo. A continuación, es posible que se proponga un programa de rehabilitación para mejorar la capacidad de esfuerzo. Entre los posibles acontecimientos adversos se pueden incluir: sangrado durante la cirugía, infección, embolia y mal funcionamiento del dispositivo. Un VAD está diseñado para funcionar durante un largo periodo de tiempo. El dispositivo le avisará si hay un problema. El hospital le formará a usted y a su familia para que entiendan el dispositivo y sus alarmas.

El hecho de llevar un VAD requerirá que usted y su familia aprendan ciertas cosas. El uso de las baterías es muy sencillo. A pesar de los importantes avances técnicos, todavía es necesario un cable percutáneo (línea de conducción) que conecte la bomba interior con el controlador externo y el vendaje del punto de salida requiere especial atención para evitar infecciones. Deberá seguir tomando algunos medicamentos para la insuficiencia cardíaca y tratamientos con anticoagulantes. No obstante, la mayoría de personas que tienen un LVAD pueden vivir en casa, moverse libremente y disfrutar de sus actividades favoritas e incluso volver a trabajar o a estudiar. Muchos pacientes con LVAD también observan que tienen más energía que antes, porque hay más sangre oxigenada moviéndose por su cuerpo. Si desea obtener más información, hable con su médico o enfermera en el hospital.

Vídeos

 
An LVAD as a bridge to transplantation Un LVAD como puente al trasplante
   
Living with an LVAD Vivir con un LVAD

Volver a Dispositivos