Si usted o un ser querido ha sido diagnosticado con insuficiencia cardíaca, es comprensible que se sienta asustado o confundido. La insuficiencia cardíaca es una enfermedad frecuente, pero grave y posiblemente progresiva, que a menudo no tiene cura. Sin embargo, si conoce su enfermedad y sigue el plan terapéutico recomendado por su médico e introduce sencillas modificaciones de sus hábitos de vida, podrá vivir más tiempo, sentirse mejor y hacer más cosas.

Esta sección explica lo que sucede en el organismo de una persona que padece insuficiencia cardíaca, cómo se produce y qué pruebas puede recomendarle su médico.