La insuficiencia cardíaca es diferente en cada paciente; las partes afectadas del corazón y los síntomas pueden variar considerablemente. Por este motivo, se usan distintos términos médicos para describir exactamente los diferentes tipos de insuficiencia cardíaca. Es muy importante definir el tipo y la causa de la insuficiencia cardíaca, porque esto determinará el tratamiento. Un diagnóstico exacto puede ser difícil porque los síntomas son muy similares, por ejemplo, todos los tipos de insuficiencia cardíaca causan disnea, fatiga y cierto grado de congestión, generalmente en los pulmones pero también en otras partes del cuerpo como el hígado, el intestino, los riñones y las extemidades inferiores.

La insuficiencia cardíaca aguda aparece repentinamente y los síntomas son al principio graves. La Insuficiencia cardíaca aguda se puede producir después de un infarto de miocardio que ha dañado una zona del corazón o, con más frecuencia, se debe a la imposibilidad súbita del organismo de compensar la insuficiencia cardíaca crónica. Si experimenta una insuficiencia cardíaca aguda puede ser inicialmente grave, pero a veces dura poco tiempo y mejora con rapidez. Suele requerir un tratamiento y la administración de medicamentos inyectados (por vía intravenosa).

La insuficiencia cardíaca crónica es más frecuente y los síntomas se manifiestan con lentitud a lo largo del tiempo y generalmente empeoran de forma paulatina.

Si los síntomas, como la disnea, empeoran en un corto periodo de tiempo en un paciente con insuficiencia cardíaca crónica, a esto lo llamamos un episodio de decompensación aguda. Estos episodios con frecuencia necesitan tratarse en un hospital y por tanto deberían evitarse. Heartfailurematters.org puede ayudarle a evitar las hospitalizaciones.

Tenga en cuenta que la insuficiencia cardíaca podría empeorar debido a una frecuencia cardíaca irregular o rápida porque esto impide que los ventrículos se llenen correctamente. Es importante detectar estos factores desencadenantes para poder tratarlos y prevenirlos en el futuro.

Insuficiencia cardíaca izquierda significa que la fuerza de la cavidad cardíaca izquierda, que es la que bombea la sangre a todo el organismo, está reducida; por consiguiente, la cavidad cardíaca izquierda tiene que trabajar con más intensidad para bombear la misma cantidad de sangre.

Hay dos tipos de insuficiencia cardíaca izquierda:

  • Insuficiencia sistólica: la cavidad cardíaca izquierda carece de la fuerza necesaria para poner suficiente sangre en circulación.
  • Insuficiencia diastólica: la cavidad cardíaca izquierda no puede relajarse con normalidad porque el músculo se ha vuelto más rígido y no se puede llenar.

El término fracción de eyección se usa para describir la fuerza de la cavidad y la capacidad de vaciarse con cada latido. Hay diversos métodos para medirla pero generalmente se hace con una ecocardiografía. Cuando la capacidad de bombeo de la cavidad de bombeo principal se ve reducida, generalmente decimos que se trata de una insuficiencia cardíaca con fracción de eyección reducida o HFrEF, por sus siglas en inglés. Cuando el problema principal es una relajación anormal durante la diástole, que afecta la capacidad de llenado, muchas veces se usa el término de insuficiencia cardíaca con fracción de eyección preservada o HFpEF, por sus siglas en inglés. A menudo estas afecciones se solapan y hay una capacidad reducida tanto de vaciado como de llenado.

En la insuficiencia cardíaca derecha, está afectada la cavidad de bombeo o ventrículo derecho, que bombea la sangre a los pulmones. Esto puede ser debido a una lesión del músculo, como un infarto de miocardio ubicado en el ventrículo derecho, una lesión de las válvulas en la parte derecha del corazón o una elevada presión en los pulmones.

Aunque la insuficiencia cardíaca suele afectar ambas partes del corazón, en cuyo caso se conoce como insuficiencia cardíaca biventricular.