La orden de no reanimar, es un documento que indica a los médicos, el personal de enfermería y otros profesionales sanitarios de urgencia lo que no deben hacer cuando una persona ha dejado respirar o cuando su ritmo cardíaco pone en peligro la vida. Puede incluir instrucciones sobre los métodos que se deben evitar para revivir a alguien, como los que se mencionan a continuación :

  • Reanimación cardiopulmonar (RCP)
    Presión manual en el tórax y respiración boca a boca para facilitar la circulación de la sangre y oxigenar los pulmones.
  • Desfibrilación
    Aplicación de un choque eléctrico en el corazón para restablecer el latido cardíaco normal.
  • Respirador (tubo y máquina de respiración)
    Se utiliza para facilitar la respiración de una persona inconsciente.
  • Medicación
    Administración de medicamentos para restablecer una frecuencia cardíaca eficaz y mejorar la circulación de la sangre hacia los órganos principales. Presencia de un dispositivo que no impide ninguna medida ni complica el tratamiento que se considera apropiado según el contenido de la orden de no reanimar.

La decisión de dar una orden de no reanimar por escrito debe ser suya o de su familia tras consultar con el médico.

Volver a Planificación para el final de la vida