La insuficiencia cardíaca y la diabetes suelen coincidir. Hasta un tercio de las personas con insuficiencia cardíaca presentan cierto grado de diabetes que se puede controlar con dieta, medicamentos o insulina. Es importante que los pacientes con insuficiencia cardíaca mantengan un buen control de la glucosa sanguínea. El aumento de las concentraciones de glucosa tiene también efectos perjudiciales directos e indirectos en la función cardíaca.

Es especialmente importante que las personas con diabetes e insuficiencia cardíaca sigan estrictamente los consejos del médico, la enfermera y el especialista en dietética.

Volver a Adaptación de la dieta