Si tiene un ritmo cardíaco anormal o si los impulsos eléctricos no se desplazan por el corazón adecuadamente, es posible que su médico decida que su corazón necesita apoyo adicional. Diversos dispositivos médicos avanzados pueden sustentar el corazón mediante señales eléctricas e indoloras que mantienen un latido regular o mejoran la función. Estos dispositivos no sólo alivian los síntomas, sino que se ha demostrado que aumentan la supervivencia a largo plazo.

Estos dispositivos cada vez son más pequeños y más eficientes, y tienen baterías más duraderas. Normalmente, estos dispositivos se implantan con anestesia local. Se colocan bajo la clavícula para que no se vean por fuera del cuerpo. La mayor parte de estos dispositivos precisa una vigilancia periódica, generalmente anual, en régimen ambulatorio.

Además de proporcionar impulsos eléctricos, muchos dispositivos implantables ahora ofrecen la capacidad de enviar datos clínicos directamente al médico mediante telemonitorización. Esta conexión se consigue empleando una línea telefónica normal o una conexión inalámbrica. Su médico puede utilizar estos datos para vigilar su enfermedad y detectar con más prontitud posibles signos de empeoramiento.

Haga clic en cualquiera de los enlaces siguientes para saber más sobre los dispositivos cardíacos disponibles en la actualidad :

Marcapasos
Tratamiento de resincronización cardíaca (TRC)
Desfibrilador Automático Implantable (DAI)