¿ Qué hacen ?
Los antiagregantes plaquetarios impiden la formación de coágulos sanguíneos en las arterias. Los coágulos en las arterias del corazón y el cerebro pueden causar un infarto de miocardio o un ictus.

Aunque a menudo se dice que los antiagregantes plaquetarios fluidifican la sangre, en realidad no actúan permitiendo que la sangre fluya con más facilidad por los vasos.

La aspirina (ácido acetilsalicílico) es el antiagregante plaquetario más habitual. La dosis de aspirina para evitar los coágulos sanguíneos es mucho menor que la utilizada para aliviar el dolor. La toma de una dosis mayor de aspirina no aumenta la eficacia pero sí el riesgo de efectos secundarios. Por tanto, tome exactamente la dosis recomendada por su médico.

Reacciones adversas
La mayoría de las personas no experimentan efectos secundarios con dosis bajas de aspirina. Habitualmente, los efectos beneficiosos de la aspirina superan el pequeño riesgo de efectos adversos. Los posibles efectos secundarios más graves, que solo afectan a algunas personas, consisten en irritación o hemorragia del estómago y rara vez alergia a la aspirina.

Se supone que los nuevos antiagregantes plaquetarios, como clopidogrel, causan menos irritación gástrica.

Consejos básicos
Para disminuir el riesgo de irritación gástrica, es mejor tomar los antiagregantes plaquetarios con las comidas o después de ellas.

Si toma aspirina en dosis bajas para prevenir los coágulos sanguíneos y necesita analgésicos (por ejemplo, para el dolor de cabeza), es mejor tomar paracetamol que una dosis mayor de aspirina.

También conocido como :

  • Ácido acetilsalicílico
    (AAS®, Adiro®, Bioplak®, Tromalyt®)
  • Clopidogrel
    (Iscover®, Plavix®)
  • Ticlopidina
    (Ticlodone®, Ticlopidina®, Tiklid®)
  • Dipiridamol
    (Persantin®)

Volver a Medicamentos para la insuficiencia cardíaca