La tomografía computarizada multicorte (TCMC) del corazón es una técnica desarrollada recientemente para evaluar la función cardíaca y las arterias coronarias de forma no invasiva.

La TCMC cardíaca utiliza haces de rayos X y un contraste líquido para formar una imagen tridimensional del corazón y los vasos sanguíneos. El equipo de exploración empleado es muy complejo y evalúa el corazón con gran rapidez. Esto proporciona imágenes nítidas y detalladas que no se pueden obtener con otras pruebas.

Al igual que en la angiografía, se inyecta un contraste líquido para ver posibles estrechamientos de las arterias coronarias. A diferencia de la angiografía coronaria, en la que el contraste líquido se inyecta mediante un catéter invasivo directamente en las arterias coronarias, durante esta exploración el contraste se inyecta en una vena superficial con una pequeña aguja colocada en el dorso de una mano o en la flexura del codo.

A continuación, el organismo transporta el colorante en la circulación sanguínea y la exploración comienza cuando éste llega a las arterias coronarias. Un equipo de TC utiliza rayos X para observar el movimiento de colorante a través del corazón y los vasos sanguíneos con el fin de obtener imágenes nítidas y detalladas.

La exploración dura solo unos segundos y se suele hacer conteniendo la respiración.

La cantidad de radiación a la que está usted expuesto es muy pequeña.

Volver a Pruebas habituales para diagnosticar la insuficiencia cardíaca