La ventriculografía isotópica (a veces conocida como MUGA) es una prueba que utiliza cantidades muy pequeñas de materiales radiactivos denominados trazadores para ver el corazón y los vasos sanguíneos. Esta prueba valora la función cardíaca.

Las gammagrafías de perfusión muestran el flujo sanguíneo en el músculo cardíaco y detectan zonas de flujo insuficiente (isquemia).

En ambas pruebas, los trazadores se inyectan en la vena y se rastrean hasta el corazón mediante cámaras o equipos especiales. La exploración se suele realizar en reposo y a veces de nuevo con ejercicio o después de tomar algunos medicamentos. Se le indicará que no tome alimentos ni bebidas que contengan cafeína o alcohol durante varias horas antes de las pruebas. Debe tomar sus medicamentos diarios salvo que se le den otras instrucciones.

Las técnicas de medicina nuclear solo entrañan un riesgo mínimo de complicaciones porque la cantidad de radiación es pequeña.

Volver a Pruebas habituales para diagnosticar la insuficiencia cardíaca