Una resonancia magnética (RM) cardíaca se hace con el mismo equipo que la RM normal, pero solo obtiene imágenes del tórax.

La RM emplea ondas magnéticas y de radio para obtener imágenes del interior del organismo.

Se le pedirá que permanezca tumbado en el interior dentro de un aparato que es como un túnel corto y que contiene un imán especial. A continuación se enviarán pequeñas salvas de ondas de radio y campos magnéticos a través de su cuerpo. Esto dura aproximadamente 30 a 45 minutos, y es necesario que se mantenga quieto. La máquina hace un ruido de golpeteo moderado mientras funciona, lo que resulta desagradable para algunas personas. Sin embargo, la RM es completamente indolora e inocua porque no utiliza radiación.

Las imágenes muestran con todo detalle la estructura del corazón y de los vasos sanguíneos. La RM también puede medir el flujo sanguíneo en el corazón y en algunas de las arterias principales.

Basándose en la exploración, el médico puede conocer si su corazón no está funcionando como debería y localizar problemas en la estructura cardíaca.

Volver a Pruebas habituales para diagnosticar la insuficiencia cardíaca