Una radiografía del tórax es un tipo de fotografía del corazón, los pulmones, los vasos sanguíneos y los huesos de la columna vertebral y el tórax. No muestra detalles específicos del corazón, por lo que sólo se pueden observar alteraciones generales de la forma y el tamaño.

Tendrá que ir al departamento de radiología de su hospital. Allí le dirán que permanezca de pie con el tórax apretado contra una placa fotográfica, que respire profundamente y que mantenga la respiración. La prueba no duele ni es perjudicial y la cantidad de radiación es pequeña, pero la placa fotográfica está fría, lo cual puede resultar incómodo. El técnico en radiología apretará un botón para enviar un haz de rayos X a la placa fotográfica.

Después de un rato, su radiografía estará lista. El médico verá si el corazón está aumentado de tamaño o si hay signos de congestión o infección. Además, la radiografía del tórax puede revelar enfermedades pulmonares que causan síntomas parecidos a los de la insuficiencia cardíaca.

Volver a Pruebas habituales para diagnosticar la insuficiencia cardíaca