La infección, en especial la bacteriana, produce fiebre y aumenta la actividad del organismo; ello puede tener un efecto perjudicial en la función del músculo cardíaco y empeorar los síntomas, lo que a menudo requiere hospitalización. Las infecciones más frecuentes en las personas con insuficiencia cardíaca se producen en los pulmones (neumonía) y empeoran la disnea.

Volver a ¿Qué causa la insuficiencia cardíaca?