El corazón es un músculo especializado que bombea sangre al organismo. La sangre transporta oxígeno y nutrientes a todas las partes del organismo y lleva desechos a varios órganos, en particular los pulmones y los riñones, para eliminarlos.

El corazón se divide en dos bombas que funcionan juntas. La sangre procedente de los órganos y tejidos del organismo entra por el lado derecho del corazón, que luego la bombea a los pulmones. A continuación, los pulmones eliminan el dióxido de carbono de desecho de la sangre y la recargan de oxígeno.

La sangre rica en oxígeno que vuelve de los pulmones entra por el lado izquierdo del corazón, que luego la bombea a todas las partes del cuerpo, incluido el propio músculo cardíaco.

Este proceso garantiza que haya siempre suficiente oxígeno y nutrientes para que el organismo funcione eficientemente.

Haga clic aquí para leer una explicación más detallada del funcionamiento del corazón