Conforme se sienta más activo, notará que tiene más energía para las actividades domésticas, las aficiones y otros tipos de ocio. Aunque mantenerse activo es bueno, puede seguir teniendo dificultad para hacer todo lo que hacía antes. Le pueden ayudar los siguientes consejos :

  • Descanse varias veces al día.
  • No espere hasta que esté agotado para descansar. Alterne los períodos de descanso con las actividades, de forma que pueda hacer más cosas.
  • Haga movimientos fluidos lentos y suaves durante las actividades. El apresuramiento aumenta la fatiga y el malestar.
  • Evite las actividades que requieran un gran esfuerzo.
  • Mantenga una postura correcta.
  • Evite las actividades cuando haga demasiado frío o demasiado calor o justo después de comer.

Si hay una actividad concreta que desea hacer en un día determinado, planifíquela por adelantado y prográmela para una hora en la que se suela sentir mejor. La mayoría de las personas se sienten más activas por la mañana, pero otras se encuentran mejor por la tarde. Cuando desee hacer una actividad exigente, esté atento a los signos de su organismo.

Si realiza todos los días actividades que ahorran energía, podrá hacer más cosas. Pruebe las siguientes técnicas para conservar su energía :

  • Tire de los objetos pesados en vez de empujarlos.
  • Coloque un taburete alto o una silla en la cocina, para poder sentarse mientras prepara las comidas o limpia la cocina si se siente cansado.
  • Si está de pie mientras realiza una actividad, trabaje al nivel de la cintura, de forma que las cosas no le queden demasiado altas ni demasiado bajas.
  • Coloque los objetos más pesados que utiliza a menudo al nivel de la cintura. Por ejemplo, en la cocina, coloque los platos y las cacerolas y ollas pesadas en estantes al nivel de la cintura.
  • Si tiene escaleras en su casa, sea previsor para que no tenga que subir y bajar muchas veces.

Volver a Hábitos de vida