La insuficiencia cardíaca no sólo causa síntomas físicos que afectan a su bienestar, sino que también provoca sentimientos y emociones, como ansiedad, ira, tristeza o depresión.

Al reconocer que estas emociones son una parte normal de la adaptación a la enfermedad, puede tomar medidas positivas que le ayuden a sentirse mejor. De hecho, el control de los sentimientos es un aspecto importante del tratamiento de la insuficiencia cardíaca, junto con el uso de fármacos eficaces y la adopción de hábitos saludables.

Esta sección presenta la variedad de emociones que puede sentir como consecuencia de la insuficiencia cardíaca y la mejor forma de afrontarlas.

Haga clic en los enlaces siguientes para saber más :

Hable con su familia/cuidador sobre cómo se siente
Controlar sus emociones