Muchas personas con insuficiencia cardíaca continúan teniendo una vida plena y activa, pues han aprendido a cuidar de sí mismos. La participación activa en el tratamiento de la enfermedad, unida a un apoyo adecuado, contribuye a controlar la insuficiencia cardíaca y mantenerla estable.

La introducción de modificaciones positivas en los hábitos de vida, como la dieta, el ejercicio y el abandono del tabaquismo, mejora los síntomas, evita la progresión de la insuficiencia cardíaca y mejora la calidad de vida.

Haga clic en cualquiera de los enlaces siguientes para saber más sobre la repercusión de estos factores en el modo de vida en la insuficiencia cardíaca y para ver medidas prácticas que puede adoptar para mejorar su bienestar y mantener un modo de vida activo.

Adaptación de la dieta
Actividad y ejercicio
Técnicas para ahorrar energía
Tabaquismo