Las personas con insuficiencia cardíaca pueden experimentar disnea en reposo o cuando están tumbadas. La sensación de que no puede respirar puede sobrevenir repentinamente y despertarle.

Es posible que tenga más disnea tumbado porque el líquido en los pulmones (congestión) se mueve con la gravedad, lo que los "encharca" más (piense en el líquido de una botella cuando está recta y se pone de lado).

Puede facilitar la respiración en esta situación empleando más almohadas para estar más incorporado. Si esto sucede constantemente, es posible que la insuficiencia cardíaca empeore. Despertarse por la disnea es un hecho grave que debe poner en conocimiento del médico o la enfermera. Es posible que haya que ajustar su tratamiento.