La hinchazón de las piernas y los tobillos se debe a la acumulación de líquido en el organismo, lo que puede ser un signo de empeoramiento de la insuficiencia cardíaca. Puede notar que los zapatos le aprietan más de lo normal si esta zona está hinchada.

La acumulación de líquido obedece a la reducción del flujo sanguíneo que sale del corazón, con lo que la sangre vuelve al corazón y se estanca en los vasos sanguíneos. Esto provoca acumulación de líquido en el abdomen y las extremidades inferiores y congestión en los pulmones.

Es más probable que note hinchazón de las piernas y los tobillos al final del día porque la gravedad aumenta la cantidad y la presión de sangre en las venas de los miembros inferiores. La hinchazón suele disminuir tumbándose y descansando durante un rato.

Si nota un aumento de la hinchazón de las piernas y los tobillos que empeora progresivamente, contacte con el médico o la enfermera. Suele bastar un ajuste del tratamiento diurético para reducir el problema.