El dolor originado por problemas cardíacos suele notarse en el tórax, aunque puede localizarse en cualquier lugar entre el abdomen (parte superior del tronco) y la garganta, incluidos los brazos o los hombros. Se puede experimentar como malestar, presión, gas o dolor sordo.

El dolor torácico SIEMPRE se debe considerar grave, pues podría indicar empeoramiento de la insuficiencia cardíaca, angina o infarto de miocardio. Siéntese inmediatamente o túmbese y repose.

Si experimenta molestias o dolor en el tórax de más de 15 minutos de duración o que no se alivia con reposo o nitroglicerina (si su médico se la ha recetado), llame al servicio de urgencias inmediatamente.