Con una cardiopatía como la insuficiencia cardíaca, el desvanecimiento, el aturdimiento o el mareo pueden deberse a una disminución del flujo sanguíneo cerebral. Una pérdida de conocimiento repentina suele indicar una grave reducción del riego sanguíneo cerebral.

El flujo sanguíneo cerebral disminuye cuando la frecuencia o el ritmo cardíacos son anormales (demasiado lentos o demasiado rápidos) o cuando el corazón no puede bombear la sangre adecuadamente porque el flujo sanguíneo está bloqueado, por ejemplo por el estrechamiento de una válvula. La causa también puede ser un infarto de miocardio.

El desvanecimiento o pérdida del conocimiento es una situación potencialmente grave que requiere atención médica inmediata.

El mareo, especialmente al ponerse en pie con rapidez, es un síntoma extremadamente frecuente de las personas con insuficiencia cardíaca. Puede deberse a una anomalía de la función o el ritmo cardíacos o al estrechamiento de una válvula. También puede obedecer a un descenso rápido pero temporal de la presión arterial, denominado hipotensión postural, originado por levantarse con demasiada rapidez.

Es muy frecuente que el mareo se produzca por los medicamentos empleados para tratar la insuficiencia cardíaca. Los diuréticos, IECA, ARA y betabloqueantes disminuyen la presión arterial. Ello mejorará su función cardíaca y su respiración. Sin embargo, como su presión arterial es más baja de lo habitual, a menudo podría marearse, sobre todo cuando se ponga de pie después de estar sentado o tumbado. Haga clic aquí para ver consejos para reducir al mínimo el mareo.