Ser un cuidador puede significar que tenga que desempeñar muchas funciones a la vez, como la de amigo, confidente, enfermero y ayudante. Puede adquirir el papel de cuidador gradualmente, a lo largo de un período, o de repente, si, por ejemplo, su pareja o pariente sufre un infarto de miocardio.

Su función consistirá en apoyar y ayudar a su pareja o pariente a adaptar su modo de vida a su nuevo plan de tratamiento. Es probable que tenga más éxito si sigue las instrucciones del equipo sanitario. Por tanto, es muy importante que esté implicado, pero debe potenciar a su pareja o pariente, intentando no ser excesivamente protector ni dominante.

Es posible que su función como cuidador no sea permanente y que la ayuda y el apoyo que su pareja o pariente necesita en este momento disminuya con el tiempo. Haga clic en los enlaces siguientes para saber más sobre la ayuda y el apoyo que puede prestar a su pareja o pariente.

Ayuda en el cuidado personal y las cuestiones prácticas
Ayuda en las cuestiones asistenciales médicas
Prestación de apoyo emocional
Otros consejos