Es posible que el diagnóstico de insuficiencia cardíaca suponga problemas económicos importantes para usted y para su pareja o pariente. La situación de cada persona es diferente, pero las recomendaciones siguientes pueden ayudarle en cualquier asunto económico que deba considerar.

  • Conozca el plan de seguro sanitario de su pareja o pariente. Si lo tiene, aclare con él lo que cubre y el efecto que puede tener el diagnóstico de insuficiencia cardíaca en la póliza. Es importante recordar que algunos de los avances más recientes en el tratamiento de la insuficiencia cardíaca (nuevos medicamentos y procedimientos) siguen estando técnicamente “en investigación” en estudios clínicos, por lo que es posible que no los cubra un plan de seguros. Hable con el médico de su pareja o pariente de estas cuestiones o acuda directamente a la entidad aseguradora.
  • Si es necesario, busque ayuda económica para costear el tratamiento. Es esencial que los pacientes con insuficiencia cardíaca tomen todos sus medicamentos tal como se les han prescrito. Puede hablar de ello con el médico o la enfermera o acudir a un departamento de servicios sociales para pedir consejo sobre cuestiones económicas.
  • Analice la situación económica doméstica. Si la persona con insuficiencia cardíaca es el principal sostén de la familia o contribuye significativamente a los ingresos del hogar, entonces es posible que usted y su familia tengan que hacer algunos ajustes económicos si no pueden trabajar como antes. Si su pareja o pariente tiene un seguro de incapacidad, puede reclamarlo.