Ver la vídeo en inglès

 

Describe la experiencia de hacerse una angiografía.

Cuando salí tuve que esperar más de un mes para hacerme la angiografía, una prueba que cuando la gente te lo explica parece bastante aterradora, pero en realidad no lo es. De hecho, fue fascinante mirar la pantalla y ver la sangre pasando por las arterias, etc. Lo único desagradable es estar completamente tumbado durante cuatro horas al final. Pero la experiencia en sí no da ningún miedo, y si es necesario lo haría de nuevo.